Reportajes

Reportajes (10)

La poesía es valentía. Que me perdonen la rima fácil y no intencionada los cinco jóvenes poetas y su maestro que durante una semana han estado exponiendo su alma en el seminario Ucopoética, pero la conclusión para el observador lego que asiste a una sesión de este taller es esa: hay que ser tremendamente valiente para hacer lo que estos jóvenes están haciendo. Cinco son los seleccionados en la final de Ucopoética 2020, el certamen de poesía joven universitaria de la Universidad de Córdoba y uno de los más consolidados del panorama nacional. No en vano, de los talleres de Ucopoética han salido poetas que han recibido hasta quince premios en los últimos siete años, entre ellos, algunos de gran importancia como tres de los cuatro últimos premios Hiperión, el Premio Emilio Prados, el Premio Gloria Fuertes, el Premio El Ojo Crítico de RNE o el Premio Opera Prima de la Crítica Andaluza.

A los jóvenes poetas de esta VIII edición, el confinamiento les pilló casi haciendo las maletas para venir a pasar cinco días a la sede de UCOCultura y, bajo la certera dirección del poeta y editor Javier Fernández, diseccionar e inspeccionar cada verso, cada palabra, cada coma de los poemas que traían consigo, hasta obtener la mejor versión posible de los mismos, si es que ese estado final de perfección es capaz de conseguirse en el arte. Y este proceso es un camino de deconstrucción y construcción, de “catarsis griega” -en palabras de una de las propias poetas-, de laboriosa indigestión-digestión de emociones. Por eso, el seminario de Ucopoética es un taller para valientes. Después de su paso por el seminario, los cinco finalistas tendrán que volver a presentar una selección de 70 versos a finales de octubre. A principio de noviembre se dará a conocer al ganador, que tendrá la oportunidad de participar en el festival Cosmopoética, y se publicará un libro colectivo con una selección de poemas de todos los finalistas. 

He aquí la crónica de unas horas con estos jóvenes artistas.

Se puede generar conocimiento académico de calidad a la vez que el investigador se sensibiliza sobre problemáticas de países empobrecidos y contribuye a la transformación social en estas comunidades. Lo tienen así de claro en el Área de Cooperación y Solidaridad de la UCO, vinculada al vicerrectorado de Vida Universitaria y Políticas Inclusivas, y por eso desde 2015 se beca a estudiantes para que realicen sus TFG, TFM, prácticum o tareas de investigación en estos países a través de la convocatoria anual del Plan Propio de Cooperación y Educación al Desarrollo. Desde 2016, un total de 29 jóvenes han pasado por esta experiencia vital y profesional absolutamente transformadora. Han puesto su esfuerzo, años de estudio y conocimientos al servicio de otras comunidades más desfavorecidas. Han decidido no seguir el camino fácil y no hacer un TFG al uso, sino que han dicho sí a lo desconocido y al compromiso. El resultado: una transformación en lo personal, una ganancia en amplitud de miras y unos resultados académicos excepcionales. Hemos hablado con tres de estos estudiantes, Patricia Nogales Gómez, Berta Sánchez Luque y Miguel Toyas Pernichi, que han viajado hasta Mozambique, Perú y Angola para desarrollar sus TFG. He aquí el relato de tres jóvenes sacudidos por el encuentro con la pobreza y que han contribuido con sus destrezas y conocimientos universitarios a poner un grano de arena en la consecución de un mundo más justo.

 El 19 de marzo iba a tener lugar la Hackaton Open Data organizada por el Aula de Software Libre de la UCO, un evento de 24 horas, a caballo entre lo formativo y lo festivo, donde los participantes realizan aplicaciones que usan fuentes de datos abiertos. Este Gabinete de Comunicación iba a allí para documentarse de cara a un futuro reportaje sobre este Aula universitaria, una de las que más estudiantes atrae. Llegó la alerta sanitaria y el confinamiento y no pudo ser. Muchas Aulas y Cátedras vieron interrumpidas sus actividades por la imposibilidad de llevar a cabo acciones presenciales. Sin embargo, el Aula de Software Libre (ASL en adelante) de la UCO ha sabido adaptarse y mantener una actividad online semanal, pese a ver cancelados los grandes eventos que tenían planificados para este año. Y es que, como ellos mismos dicen, “la ventaja de la informática es que tenemos el laboratorio en casa”. Hemos conversado con su coordinador, Sergio Gómez, y con dos de sus miembros más activos, Pablo Rodríguez y Francisco Javier Molina, para comprobar que, pese al confinamiento, el ASL mantiene su espíritu participativo, autodidacta y altamente proactivo.

Viernes, 24 Abril 2020 09:40

Reportajes UCO: Versos contra el confinamiento

Escrito por

“La poesía es empezar de nuevo todos los días. No importa lo que haya escrito antes. Siempre me parece que cuando escribo un poema, empiezo de cero. Es un reto diario”. Quien así habla es Cecilia Silveia, poeta uruguaya afincada en Córdoba desde hace veinte años y alumna del I Taller online de poesía, organizado por UCOCultura y dirigido por el escritor y editor Javier Fernández. Como Cecilia, otros catorce alumnos han decidido transitar en los caminos de la creación literaria, encontrando en la poesía un espacio de libertad en estos días de confinamiento. Hemos hablado con algunos de ellos sobre versos, descubrimientos y el arte de seguir aprendiendo toda la vida.

En tiempos excepcionales como los que estamos viviendo, en los que de la noche a la mañana hemos transformado nuestros equipos personales en instrumentos de teletrabajo, las medidas para protegerlos y, así, salvaguardar los datos con los que trabajamos, también tienen que ser excepcionales. Aunque muchos nos permitamos ser más laxos con nuestros equipos personales en el día a día, desde el momento en que estos cumplen la doble función de servir también como equipo de trabajo, hay que adoptar unas medidas mínimas de ciberseguridad para no comprometer la integridad de los datos, ficheros y expedientes que, aunque los manejemos desde casa, siguen siendo de la Universidad de Córdoba.

“Dicen que los grandes cambios vienen acompañados de una fuerte sacudida”, sentencia María García Molina, coordinadora del programa EmprendeUCO en FUNDECOR. Pues bien, la sacudida en EmprendeUCO, el programa de fortalecimiento de emprendedores de la Universidad de Córdoba, que cuenta con el apoyo y la financiación de la Diputación de Córdoba, ha sido más bien un vendaval de creatividad, de experimentación de resiliencia y un valioso aprendizaje de que emprender es como la propia vida: una aventura llena de subidas y bajadas, en la que tenemos que centrarnos en lo que sí depende de nosotros y avanzar.

La transición del mundo de la enseñanza-aprendizaje presencial al virtual en tiempo récord, y por obligación de las circunstancias excepcionales que vivimos, no es una empresa sencilla. Esta semana nos hemos acercado a conocer cómo lo está viviendo el alumnado y el profesorado de UCOidiomas. Nos hemos encontrado con alumnos altamente motivados y con una gran adaptación al cambio, y con un profesorado tremendamente flexible, que ha hecho de la necesidad virtud y que, apenas en un fin de semana, ha sido capaz de transformar clases concebidas para la enseñanza presencial en cursos virtuales con apenas incidencias.

El Gabinete de Comunicación estrena una nueva sección audiovisual: La UCO en abierto. Comenzamos el nuevo formato con una entrevista a Magdalena Reifs, directora del Centro de Documentación Europea (CDE) de la UCO, recientemente reconocido por la Comisión Europea con uno de los 100 mejores de Europa por sus prácticas de información y difusión de la UE entre la sociedad. En esta entrevista, Reifs explica el funcionamiento del CDE, las buenas prácticas del CDE reconocidas por la Comisión Europea y reflexiona sobre la situación actual de la UE y de los retos de la nueva Comisión, presidida por Ursula von Der Leyen.

Acaba de comenzar la tarde cuando llegamos al Aula del Motor, en el Campus de Rabanales, y encontramos un curioso bodegón de personas en escorzos complicados, manos sucias y trabajadas que aprietan tornillos, se pasan herramientas, trastean bajo el elevador donde está subido un coche Panda e intercambian términos reservados solo a los entendidos en mecánica. Hay cierta tensión en el ambiente. “Perdona, pero es que vamos un poco apurados de tiempo”, dice Juanlu, uno de los estudiantes, desde arriba. En tan solo unos días, este y otros tres Panda más estarán camino de Almería para embarcarse en otra edición más del Panda Raid, un periplo de más 1.800 kilómetros por el desierto de Marruecos, desde Nador hasta Marrakech. A los mandos, Manuel Carvajal Ortega, Mª Carmen Castro Prieto y Juan Luis Toro Hernández, estudiantes de Ingeniería Mecánica de la Escuela Politécnica Superior de Córdoba (EPSC); junto a su director, Juan Jesús Luna Rodríguez; el responsable del Aula del Motor, Rafael Pérez Alcántara, Rafael Gómez Haro y Andrés Izquierdo Reina, dos de los patrocinadores, e incluso un vicerrector lo suficientemente atrevido como para este viaje, Antonio Cubero Atienza.

“Para el año 2030 imagino una universidad útil para la sociedad, con una docencia muy comprometida y que lidere, entre otras cosas, la respuesta científica a todos los retos que en términos de desarrollo nos quedan por afrontar, porque nos va la vida en ello”. Así de claro lo tiene David Comet, coordinador de la campaña de consumo responsable impulsada por el Área de Cooperación y Solidaridad de la Universidad de CórdobaDesde el pasado año y hasta finales de 2020, la UCO lidera y coordina un proyecto -financiado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional al Desarrollo -para que las universidades públicas andaluzas contribuyan a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.